Print Friendly, PDF & Email

Las membranas mucosas

Situadas a continuación de la piel, las membranas mucosas desempeñan una función de protección del organismo contra las agresiones externas. La mayoría de ellas segrega una sustancia espesa y viscosa, el moco, al cual deben su nombre.

Localización de las membranas mucosas
Las membranas mucosas son tejidos finos y flexibles que revisten las cavidades del organismo que se encuentran a continuación de la piel y están abiertas al ambiente exterior. Encontramos membranas mucosas en cinco zonas del cuerpo:
– En el aparato digestivo, de la boca hasta el ano.
– En el aparato respiratorio, de las fosas nasales hasta los pulmones.
– En el aparato urogenital: uretra, vejiga, uréter, útero y vagina en las mujeres y pene en los hombres.
– En el interior de los párpados.
– En el interior de las orejas.
Estructura de las membranas mucosas
Las membranas mucosas están divididas en tres capas:
– En la superficie hay una primera capa de tejido epitelial, compuesto por células estrechamente compactas, unas contra otras. La forma y la organización de las células epiteliales varían según su localización.
– El tejido epitelial tiene como base el corion, un tejido de apoyo compuesto por fibras conjuntivas y fibras elásticas. Esta capa está cubierta por una red de vasos sanguíneos que permiten alimentar el tejido epitelial así como absorber determinadas sustancias.
– Y por último, la capa más profunda de las membranas mucosas está compuesta por células musculares..
Función de las membranas mucosas

Las membranas mucosas tienen un papel primordial en la protección del organismo contra los agentes exteriores nocivos. Esta protección se realiza de dos maneras:
– Por su estructura densa, el tejido epitelial de las mucosas forma una protección que impide la penetración de las sustancias patogénicas.
– Paralelamente, la mayoría de las mucosas segregan el moco, una sustancia viscosa que las mantiene permanentemente húmedas. Este gel espeso, producido por las células del tejido epitelial llamadas caliciformes, contiene unos antibióticos naturales llamados defensinas. Así, los agentes patogénicos (virus, bacterias…) que intentan penetrar en la mucosa son retenidos por el moco y al mismo tiempo atacados por las defensinas. Solamente las mucosas de las vías urinarias carecen de moco, pues están constantemente bañadas por la orina, que es estéril.

Algunas membranas mucosas tienen también una función de absorción. Así, las mucosas del tubo digestivo son capaces de absorber una parte de los nutrientes que pasan al organismo. Las mucosas nasales, cubiertas por numerosos pelos cortos, tienen también como función impedir la entrada de buena parte del polvo inhalado.

Descubre nuestra solución: trastorno de las mucosas íntimas.