Print Friendly, PDF & Email

Entender el cabello

Se compone de casi un 80% de queratina, de un 10% de agua y de un 5-10% de pigmentos y lípidos. El cabello se renueva espontáneamente a lo largo de la vida, siguiendo un ciclo inmutable. La parte visible, donde apreciamos el brillo y la flexibilidad, está, sin embargo, biológicamente muerta. Es la raíz, dentro del cuero cabelludo, la única parte viva del cabello y desde donde éste crece.

La estructura del cabello
Al igual que en uñas y vello, el cabello se compone principalmente de queratina, una sustancia proteica dura y fibrosa. Lo normal es tener de 120 000 a 150 000 cabellos, o sea, cerca de 250 cabellos por cm2 de cuero cabelludo, y con un diámetro medio de 50 a 100 micrómetros.

El cabello está compuesto por dos partes:
La raíz o bulbo piloso, parte viva del cabello, está dentro del folículo piloso. Aquí es donde se producen los queratinocitos que constituyen el cabello, así como la melanina que lo colorea.
El tallo, parte visible y biológicamente muerta del cabello, se compone de células muertas llenas de queratina. Este tallo se estructura en tres capas concéntricas:
La médula, substancia blanda situada en el corazón del tallo, compuesta por células sin núcleo aglomerado.
El córtex, que envuelve la médula y se compone de dos tipos de fibras de queratina, horizontales y verticales, que dan al cabello su flexibilidad y resistencia. Es también en el córtex donde se sitúan los pigmentos de melanina que dan color al cabello.
La cutícula, la capa más externa del cabello, formada por escamas de queratina, superpuestas unas con otras como las tejas de un tejado.

El cabello está cubierto por una capa de grasa de sebo, producida por las glándulas sebáceas de los folículos pilosos. Esta substancia es indispensable para la salud del cabello, ya que lo protege, lo nutre y garantiza su flexibilidad y brillo.

El color del cabello
El color del cabello proviene de la melanina, un pigmento natural producido por las llamadas células melanocíticas situadas en la raíz. Hay dos tipos distintos de melanina: la eumelanina (pigmento de castaño a rojo) que  es responsable del cabello castaño a negro, y la fenomelanina (pigmento de rojo a amarillo), que colorea el cabello rubio a pelirrojo. Dependiendo de la cantidad de melanina en el cabello, el color es más o menos acentuado.

El color del cabello está grabado en el código genético de cada uno de nosotros, pero los factores externos (el sol, la sal…) pueden contribuir a aclararlo. Además, con el avance de la edad, los melanocitos van desapareciendo, y cuando escasean, es cuando aparece el cabello canoso o blanco, casi desprovisto de melanina.

El ciclo de vida del cabello
A lo largo de la vida, nuestro cabello nace, crece, cae y vuelve a nacer. Este ciclo de renovación está programado desde el nacimiento: cada folículo piloso es capaz de producir cerca de 15 cabellos sucesivos, después de lo cual su actividad cesa y muere.

El crecimiento del cabello no es continuo, sin embargo, ocurre en tres fases sucesivas:
La fase anágena, dura entre 3 y 7 años, durante la cual el cabello crece cerca de 0.3 mm por día (o 1 cm por mes). En esta fase se producen nuevos queratinocitos a nivel del bulbo piloso que empujan a los más viejos hacia exterior, alargando así el cabello.
• La fase catágena, dura de 3 a 4 semanas, durante la cual los queratinocitos del bulbo piloso degeneran y mueren. El bulbo vuelve entonces a aparecer lentamente en la superficie del cuero cabelludo.
• La fase telógena, que dura de 3 a 4 meses, es en la que el cabello cae de forma natural, y va seguida de un  período de latencia (período en el que no ocurre nada), antes del inicio de un nuevo ciclo.

A pesar de las distintas fases por las que el cabello pasa, este conserva una densidad visible constante (con excepción de cuando existe alopecia). Esto se explica por el hecho de que, en todo momento, cerca de 90% del nuestro cabello se encuentra en la fase anágena, por lo que las decenas de cabellos que perdemos todos los días pasan desapercibidos.

Descubre nuestras soluciones: cabellos frágiles, caída del cabelloestados peliculares.